PAGO DE LOS CAPELLANES

Tintos de las tierras ribereñas del Duero, con un potencial muy personal, fruto de la tranquilidad, el cariño y la paciencia que emplean sus bodegueros, además del cuidado en seleccionar los mejores robles franceses para sus barricas de crianza y reserva.

VINOS

  • Joven.- El paso en boca resulta amplio, elegante, persistente y aterciopelado, sin perder la viveza de los grandes vinos jóvenes de la Ribera.
  • Crianza.- El paso en boca es suave, pero llenando el paladar de equilibrados sabores  y percibiéndose también unos taninos finos que contribuirán a alargar su vida, para acabar con un final en boca y un postgusto largo y elegante.
  • Reserva.- En boca presenta un gran equilibrio, con un paso sabroso, goloso por la madurez de sus taninos y alegre a su vez por la buena acidez que tiene.
  • Nogal.-  La entrada en boca es elegante, carnosa, refrescante al paladar. El avance es potente y complejo y nos deja un postgusto largo, intenso, de uva muy madura y taninos redondos, nobles. Un vino serio y complejo, que se presenta ahora, pero que le queda larga vida por delante.
  • Picón.- La entrada en boca es compleja, con taninos dulces que envuelven el paladar y lo cubren con una redondez exquisita. Largo y persistente, es un vino que se va abriendo a nuestros sentidos a medida que lo catamos.